¡Que no salgan en la foto!

La semana pasada asistí, invitado por el Alcalde de Murcia, a la inauguración de la exposición sobre Rodin que se celebra en Murcia. Una espectacular muestra de esculturas en bronce del artista francés, que podemos disfrutar en la plaza de Santo Domingo de Murcia.

Al día siguiente el diario La Verdad publicaba (aquí) una galería de fotos del evento, que contó con la presencia del Presidente de la CARM, Ramón Luis Valcárcel. En una de las fotos, en concreto la más importante, tras la retirada de la “funda” que envolvía la más célebre obra, “el pensador”, aparecíamos diferentes personajes:

Junto a mí, en la parte derecha de la foto, se encuentra Andrea Garries, compañera de Corporación y Concejala del Partido Socialista. Ese mismo día el Ayuntamiento de Murcia colgaba en su web (aquí) esta otra foto:

Juzguen ustedes mismos…

Sobre los sueldos de los cargos públicos (y mi nómina)

Acerca de la importancia de ser transparente en la política he escrito esta entrada en mi Blog de La Verdad:

Los que desempeñamos un cargo público, en la mayoría de los casos pues los hay que no perciben nada, recibimos una remuneración que proviene de los presupuestos públicos. Es decir: del dinero de los impuestos que todos pagamos, y que por lo tanto deberían estar reflejados de forma accesible para que todos los que “pagamos” sepamos qué “cobran” nuestros políticos.

En mi caso (lo he dicho muchas veces) me sigo sintiendo un ciudadano metido en política, y no un político, por lo que me preocupa saber las retribuciones salariales de los cargos a los que hemos elegido entre todos, incluido yo mismo.

UPyD ha abanderado desde su fundación la regeneración democrática, que implica la absoluta transparencia en todos aquellos aspectos públicos que, por descontado, no pongan en peligro la seguridad o atenten contra la intimidad. Las retribuciones públicas, pese a que son accesibles en el sentido más estricto del término, son en la mayoría de los casos imposibles de encontrar (accesible también es la luna, pero todos coincidimos en que moriremos y no la habremos podido visitar), y cuando se encuentran, como el caso del Ayuntamiento de Murcia(aquí), son un auténtico acertijo de difícil interpretación.

Desde UPyD, para evitar tener que recurrir a descifrar códigos, abogamos por algo mucho más pragmático: colgar en Internet la nómina (aquí) y dejarnos de jeroglíficos y misterios.