EL LEOPARDO Y LA GACELA THOMSON

gacela-thomson

El Leopardo pace tranquilo por las sabanas no arboladas de Tanzania. Cuando algún ruído interrumpe su descanso el leopardo reacciona de tres maneras posibles. La primera de ellas, merecedora de un premio Max, consiste en mostrar sus dientes e hincharse, aparentando ser más grande y poderoso de lo que realmente es. La segunda opción es la silenciosa y prudente huída. Por último, en ocasiones aquello que quebranta su paz no supone una amenaza por lo que la indiferencia es la respuesta natural del felino, que continúa su descanso sin prestar atención alguna al allanador de su territorio.

  • En estas últimas semanas afiliados de UPyD han solicitado formalmente a TVE una respuesta en relación a la ausencia de Rosa Díez en la emisión del programa “Tengo una pregunta para usted”. La respuesta, tan incoherente como insuficiente, retrata la subjetividad de los responsables de la Televisión pública. Enlace aquí.
  • El diario digital “El Plural.com” coloca en titulares noticias relacionadas con Unión Progreso y Democracia, con la única intención de confundir a los lectores, haciendo un cuestionable uso de su labor de “informar”. Enlace aquí.
  • La inmensa mayoría de los medios de comunicación, en el panorama nacional, hacen el vacío al partido UPyD, no incluyendo las noticias relacionadas con sus actividades e iniciativas, en sus rotativos, programaciones y Webs.

Los leopardos, esta vez, ante la lícita y legítima aparición de unas sencillas gacelas Thomson en su territorio, se yerguen asustados, y mientras que algunos huyen alertando al resto de animales, otros sacan los dientes, y otros se mantienen impávidos y temerosos, agazapados tras un arbusto, esperando que, igual que las gacelas llegaron, se vayan, y no porque las gacelas supongan una amenaza mortal para los leopardos, si no porque en ellas ven a monstruos sanguinarios, y temen que, las pacíficas gacelas pasten tranquilamente en los territorios donde los leopardos han mantenido durante tantos años, a base de gruñido y colmillo, su estatus.