¡Que no salgan en la foto! (y 2)

Hace un tiempo denuncié aquí el uso manipulador y temeroso que desde el Ayuntamiento de Murcia se hace con aquellas imágenes en las que la oposición aparece. Lo frecuente es no publicar esas imágenes, o bien recortar de la foto al político de la oposición. El objetivo es en ambos casos crear una realidad paralela en la que sólo existe el Alcalde y su equipo de Gobierno, y evitar por todos los medios que “intrusos” de otras formaciones políticas compartamos plano con el partido único.

Esta semana nos topamos con otro ejemplo aún más significativo. Con motivo del día del libro el Colegio Antonio de Nebrija celebró un maratón de lectura e invitó a los diferentes grupos municipales a participar. Como portavoz de UPyD acepté la invitación, al igual que el Alcalde y los ediles Sánchez Alarcón y Gómez Carrasco. Así lo contábamos nosotros en nuestra web, con fotos y pie de fotos incluidos.

Sin embargo, el Ayuntamiento, en su página web y con nota dirigida a los medios incluida, publicaba esto, omitiendo la presencia de un servidor en el acto y publicando una foto en la que aparece mi perfil junto al Alcalde.

Lo grave de esto no es que aparezcan unos, o no, de forma intencionada, sino que esta falta de rigor se haga desde la web corporativa y oficial del Ayuntamiento de Murcia, de todos, y no desde la web del Partido Popular que es dónde correspondería jugar a borrar evidencias de forma legítima.

Desde UPyD pensamos que la manipulación de la web oficial omitiendo toda mención a la oposición (ya sea UPyD, PSOE, o IU-Verdes) no sólo evidencia unas formas antidemocráticas, y una enorme falta de respeto a los murcianos que con sus votos configuraron la corporación actual, sino un enorme temor a que la pujante presencia de otros ediles, tan ediles como los del PP, supongan una amenaza electoral.   Seguir leyendo

CLOROFORMO PARA TODOS

Los paralelismos suelen ser ilustradores, así que intentaré hacer el mío propio sobre el asunto del endeudamiento recientemente aprobado por el Gobierno: El Gobierno Regional, como si de un trabajador se tratara, gastó durante años más de lo que cobraba, con la esperanza de cobrar un “plus” de su empresa más adelante. Así pues se endeudó, tirando de tarjeta de crédito, y dejándole a deber dinero al panadero, al del kiosko, y todos aquellos a los que compraba. Un día, cuando el “jefe” le dijo que no pagaría el “plus” citado, el trabajador “Gobierno Regional” bajó la paga a algunos de sus hijos y se dedicó, en lugar de reducir gastos en cenas, viajes y demás, a echar las culpas día y noche al jefe que no le pagaba aquello pactado tiempo atrás. Dejó de comprarles libros a los hijos, y comenzaron los apagones de luz, y cortes de agua en la casa familiar.

Pero un buen día, cuando los hijos se dieron cuenta del engaño y apuntaban decididos a abroncar al irresponsable padre y al mentiroso patrón, ¡Oh sorpresa!: el padre pidió en el banco una nueva tarjeta de crédito, avalado por el patrón, para seguir pagando púas, al tiempo que apuntaba  a nuevas rebajas de paga, corte de Internet en casa, etc. Así aseguraban, o creían asegurar, cierto equilibrio de responsabilidad para así difuminar responsabilidades.

Lo que no sabían el irresponsable papá y su cómplice es que los hijos no se dejaban engañar, y protestarían como nunca lo habían hecho. Ya no valía el cloroformo para todos.

El Teatro del Alcalde

Murcia está triste sin teatro. Desde hace casi cuatro años el principal teatro de la Región, el Romea, permanece cerrado debido a tareas de rehabilitación. Tareas que han ido demorándose en el tiempo, en ocasiones de forma injustificada (no digo que injustificable), y han sido las causas del cruce de reproches por parte de la empresa contratada, y los portavoces municipales.

Mientras tanto, Murcia sin Teatro, que viene a ser lo importante, y lo que en definitiva afecta a los murcianos. Y sin soluciones alternativas, ni programaciones desplazadas a otro lugar. Lo cierto es que hay un movimiento ciudadano contra el retraso en las obras que va subiendo el tono y la actividad a medida que se acerca el 22 de mayo, de igual forma que las tareas de terminación adquirirán tintes frenéticos las próximas semanas.

El Alcalde, mientras tanto, relanza su cuenta de Twitter, y aunque tenso como el telón del Romea, intenta participar en las conversaciones que, evidentemente, le interesan, y no en aquellas que se le pide algo tan normal como que reciba a los representantes de 6200 vecinos del municipio de Murcia que hace menos de dos años votaron a UPyD. ¿Tan difícil es? Parece que sí. Me apuesto media batería de mi portátil a que se reuniría hasta con un club de amigos de las chapas (no sé si lo hay), pero no con aquéllos que lo que van a decirle es, precisamente, lo que no quiere oír.

Pues eso, que a falta de Teatro, pidiendo una nariz de payaso y desde el edificio de la Glorieta, trata de desempeñar un papel que no le pega. Recientemente ha llegado a escribir en su Twitter la intención de la Asociación de Internautas de recurrir la Ley Sinde en el Constitucional. ¿Es o no teatral que el mismo día que su partido la vota en el Parlamento él intente, como ya hizo Pons, acercarse torpemente hacia los internautas pareciendo que no va con ellos la cantinela? Me recuerda a los padres que, queriéndose hacer los modernos para ganarse la amistad de sus hijos adoptan unas poses y un vocabulario que por innatural resulta ridículo.

Yo, que aún le tengo respeto, como persona y como institución, veo con cierto pesar como su silencio ante la reclamación cortés y cordial de UPyD de charlar unos minutos sobre nuestra existencia, provoca la misma actitud que manifiestan esos niños que escondiéndose bajo las sábanas creen haber hecho desaparecer al coco. Su coco existe, se empeñen o no en hacerlo desaparecer, se llama Marea Magenta e inunda cada día nuestros pueblos y regiones.

Foto de aquí

EN SACO ROTO

Hoy he encontrado, tras mucho tiempo de búsqueda, el Programa Electoral que presentó el Partido Popular en las Elecciones Municipales del 2007 para Murcia. Tiene cierto encanto coger documentos de este tipo y verlos, y sobre todo comprobar qué se ha cumplido y qué no. Algunas de las promesas es que ni siquiera se han intentado, hasta el punto que una búsqueda en Google de sus “observatorios”, “Consejos”, u “Oficinas de atención”, sólo da un resultado: el propio Programa Electoral.

Será interesante echar un vistazo más detenido y extraer unas notas. El responsable, el Señor Alcalde, hará, como viene siendo habitual, oídos sordos, pero no podrá evitar pensar que son muchos los murcianos que, a falta de buena memoria, van a tener ayuda para conocer en qué saco roto cayeron las promesas de Partido Popular.

En UPyD lo tenemos claro: los Programas no son listas de boda para enumerar caprichos, sino un documento de compromiso con la ciudadanía, que hay que cumplir. Para eso hemos venido.

Foto de aquí