La subida del IBI

La pasada semana conocimos, tras la sesión del Consejo de Ministros recién estrenado, que una de las medidas que pretende paliar el déficit del Estado será la subida del tipo impositivo del Impuesto de Bienes Inmuebles, más conocido como IBI, que es el impuesto que se paga por cada casa.

Lo primero que destaca es que se haya recurrido a un impuesto que afecta a todos por igual (aunque lo maquillen haciendo ver que será en función del valor catastral de la vivienda, como si no hubiera familias de escasa renta que viven en inmuebles antiguos de alto valor catastral), por lo que afectará a familias de toda condición, nivel de renta, y posibilidades. Y todo ello complicando aún más la situación de núcleos familiares ya de por sí castigados por el desempleo (ayer conocimos que en Murcia subió en diciembre un 63% más que la media nacional), por un IVA indiscriminado, y por una economía maltrecha y herida de muerte a costa de un desbocado déficit, que en lugar de ser frenado con medidas de austeridad, es alimentado cuál bestia con despilfarro y escaso control de gasto.

En el caso del Ayuntamiento de Murcia el IBI ha sido motivo de discusión y debate en diferentes Plenos de la Corporación, en los que hemos tratado de proponer medidas de apoyo a las familias con dificultades económicas (pág. 78), y nos hemos topado, la oposición en conjunto, con el rechazo del Partido Popular a estudiar otras medidas que no sean la ya existente de fraccionar el pago en dos.

En esta situación, y dado el aumento de la tasa en el próximo año, es responsabilidad del equipo de Gobierno municipal, por una cuestión de sensibilidad y solidaridad, el estudiar nuevas fórmulas de bonificación, exención, o aplazamiento para casos concretos y verificables.

También debe iniciarse una rigurosa reflexión sobre la relación Iglesia-Estado, y valorar si procedería, o no, que la Iglesia aportara al Estado su parte por el IBI de sus propiedades inmobiliarias. Todo ello desde el conocimiento de la labor humanitaria que realizan, pero desde el principio de igualdad que debe regir a nuestra sociedad. Lo mismo digo de otras religiones también exentas, y de las sedes de Gobiernos extranjeros, y de centros educativos concertados, etc. Las reflexiones no hacen daño.

Nota: Aquí la nota enviada desde nuestro Grupo Municipal

El primer Pleno

Ayer se celebró el primer Pleno de la legislatura. En él se aprobaron dos mociones: una conjunta en la que se distribuían los regímenes de dedicación y los apoyos de los diferentes grupos municipales; y otra presentada por el Alcalde en la que se configuraban las diferentes comisiones de Pleno y especiales.

En mis intervenciones mencioné las dudas que nos genera a nuestro Grupo la disolución de la Gerencia de Urbanismo, y la desaparición del Consejo Rector de dicha Gerencia, pues tememos que la información necesaria para la evaluación y el estudio de asuntos urbanísticos se vea mermada. También mostré mi sorpresa por el hecho de que los concejales responsables de Tráfico y Hacienda no estén adscritos a la dedicación completa, habida cuenta de la importancia de ambos campos.

También se aprobó, dentro de la moción conjunta, la presencia de los Grupos en las diferentes Empresas Municipales, en nuestro caso se aprobó la presencia de un miembro de UPyD en Aguas de Murcia, Urbamusa, y Museo Ramón Gaya. Os contaremos nuestra función y nuestra valoración sobre las decisiones adoptadas en los correspondientes Consejos.

RESUMEN: *Moción conjunta de PP, PSOE, IU-VERDES, UPyD sobre distribución de medios, liberaciones y presencia en Consejos de Administración de empresas públicas: votamos favorablemente, pues consideramos adecuada la distribución y proporcional al número de concejales. *Moción de Alcaldía en relación a las Comisiones de Pleno y especiales: Votamos favorablemente, pero matizamos nuestro voto, por el comentado aspecto de la disolución de la Gerencia.

Foto: La Verdad

Discurso de investidura

Aquí os dejo mi intervención en el Pleno de constitución de la Corporación municipal de Murcia, en el que he intervenido como Portavoz del Grupo Unión Progreso y Democracia:

Sr. Alcalde, Señores Concejales, familia, amigos, vecinos de Murcia.

No es necesario manifestar la importancia que supone este acto para mí a nivel personal, pero no estoy aquí para representarme, sino como representante de todos los vecinos del municipio de Murcia que a través de su participación democrática en las urnas, han configurado este Pleno.

Por primera vez Unión Progreso y Democracia ha participado en unas elecciones municipales, y en esta primera ocasión hemos conseguido unos importantes resultados para un partido que aún no ha llegado a sus primeros cuatro años de vida.

UPyD se fundó desde la revolucionaria idea de que los conceptos de izquierda y de derecha pertenecen al pasado, anacrónicos conceptos que creemos superados en una sociedad que precisa de políticas transversales.  Aunque a lo largo de esta campaña y precampaña hemos soportado las acusaciones de ser la izquierda de la izquierda, y la derecha de la derecha, según quién criticara, lo cierto es que hemos venido haciendo hincapié en una serie de condiciones para apoyar a Alcaldes y Presidentes regionales, que sin ser, estas condiciones, ni de izquierdas ni de derechas, entendemos que pertenecen al sentido común, al progresismo, y al sentido de Estado. El Sr. Alcalde sabe que no hubiéramos apoyado su investidura, en el caso de haber necesitado de nuestro voto, salvo que el partido al que pertenece hubiera firmado un compromiso de reformar la Ley Electoral y de devolver las competencias en Educación al Estado. Tampoco lo hubiéramos hecho en el caso de haber contado con personas imputadas por delitos contra la Administración en sus filas, como sí ocurre en otras poblaciones españolas dentro de los dos grandes partidos. Así, hoy, y a esta misma hora, concejales de Unión Progreso y Democracia de toda España están actuando de forma coherente con nuestro compromiso preelectoral y electoral, y no están intercambiando su voto por concejalías u otras contraprestaciones.

Hemos venido para cambiar la forma de hacer política, desde la legitimidad que confiere la honestidad y el deseo de trabajar por una sociedad más justa. Tenemos la certeza de que la actual crisis económica que azota nuestro país, tiene un componente político e institucional de vital importancia. Crisis, en parte, producida por un modelo territorial imperfecto que provoca en nuestro país desigualdad entre los ciudadanos de diferentes Comunidades Autónomas, y que genera un progresivo saqueo de las arcas nacionales en beneficio de cada Comunidad Autónoma, sin un Estado fuerte que asuma competencias y frene desmanes territoriales, en materia de competencias e inversiones injustificadas. Crisis institucional agravada por una representación democrática adulterada gracias a una injusta y perversa Ley Electoral que favorece el bipartidismo e impide que formaciones como UPyD, con 30.000 votos no se vea representada en la Asamblea Regional, o que Izquierda Unida, con 50.000 sólo tenga 1 diputado, cuando Partido Popular y Partido Socialista cuentan con diputados a un coste de 11500 y 14100 votos respectivamente. Crisis institucional agravada por una separación de poderes inexistente, con un Poder Judicial politizado, que tiene como consecuencia que hoy en muchos municipios de España, aquellos que no han condenado el terrorismo, lamentablemente juren cargos en sus Ayuntamientos, en ocasiones como Alcaldes.

Estos motivos entre otros muchos han sido los que llevaron a un grupo de personas a fundar nuestro partido, y nunca lo olvidemos, son los motivos por los que 12506 vecinos de Murcia depositaron su voto a nuestra formación el pasado 22 de mayo.

Trabajaremos pues, no sólo en proponer asuntos de carácter propiamente local, más cercanos a la gestión, y a aspectos técnicos que ideológicos que confieren a la política local ese carácter árido, sino que también presentaremos propuestas de regeneración democrática, transparencia y austeridad en todos los Ayuntamientos de España en los que estamos representados y de forma simultánea, dejando patente, de esa forma, nuestra esencia inequívocamente nacional.

Esta forma diferente de hacer política nos llevará a apoyar las propuestas que consideremos positivas en este Pleno, sin importar el color de quién las proponga, y así pues, tiendo mi mano a los diferentes portavoces en el sentido de manifestar nuestra disposición a trabajar por todo aquello que beneficie a nuestro municipio. Pero también deben saber que nos opondremos con la mayor rotundidad cuando consideremos que las propuestas a votar no responden a nuestra idea de una Murcia mejor. Manifestamos de esta forma nuestra independencia política dentro de este Pleno.

Tiempo hay, desde hoy mismo y durante los próximos cuatro años, para trabajar enérgicamente por mejorar la calidad de vida de los murcianos, para tratar de mejorar las comunicaciones, resolver la eterna desigualdad entre capital y pedanías, y muchos otros asuntos, pero consideramos necesario, desde mi grupo político, dejar absolutamente claro, hoy, y aquí, por lo que supone este acto, nuestras señas de identidad de partido nacional.

Finalizo mi intervención manifestando mi seguridad en que el voto otorgado a Unión Progreso y Democracia satisfará las expectativas de los vecinos de Murcia, y hará realidad nuestro lema de campaña, siendo el voto a nuestra formación, un auténtico voto útil.

Muchas gracias a todos.

(Foto del diario La Opinión de Murcia)