¡Chin pon!

“¡Chin pon!”

Este es, a tenor del recorte efectuado al presupuesto del 2012, el colofón musical que la Comunidad Autónoma pretende conseguir con la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, un pilar básico de la cultura murciana. Un “¡Chin pon!” y poco más. Aunque se venda de color de rosa, lo cierto que es la reducción presupuestaria, sumada al existente ERE, pone en serias dudas la viabilidad de una Orquesta que aporta prestigio a nuestra Región.

Hoy he asistido al concierto que ha servido de protesta frente a la Consejería de Cultura y Turismo, y que la OSRM ha ofrecido deleitando al público presente. Aunque con frío, y con los dedos ateridos, los músicos han querido efectuar un acto de reivindicación de la propia música, no de ellos mismos. Tras el concierto he tenido el gusto de saludar a diferentes miembros de la orquesta, tuiteros en su mayor parte, y estupendos músicos, murcianos, profesionales, que ven como el camino se les presenta plagado de dificultades, al tiempo que en caminos diferentes festivales como el SOS siguen a velocidad de crucero y precedidos de pólvora de rey. Una pena. Un crimen.