¿Menos concejales o menos democracia?

El reciente anuncio del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de reducir hasta en un 30% el número de concejales de las corporaciones locales ha conseguido aparecer en los titulares de prensa, compitiendo con otros anuncios del calado de una subida del IVA, o una supresión de la paga de navidad de empleados públicos.

Sin duda, frente a medidas que infligen grave perjuicio a las economías domésticas y empresariales, el anuncio de reducción de políticos (o de personas en política, concejales en este caso), tiene la apariencia de ir encaminada hacia el recorte en los privilegios y beneficios de la clase política, lo cual, inevitablemente, suscita el aplauso inmediato. Sin embargo, al analizar con detenimiento la propuesta, uno descubre que no es oro todo lo que reluce. Me explico:

En España hay cerca de 8100 municipios, de los cuales más de la mitad tienen menos de 1000 habitantes. Dado que es potestad del Pleno de cada consistorio la existencia o no de retribuciones para concejales y alcaldes, y la cuantía de las mismas, el mapa de regímenes económicos de los miembros de las corporaciones refleja grandes diferencias.

A grandes rasgos podríamos distinguir tres grupos. En primer lugar los ediles de grandes ciudades que cuentan con dedicación exclusiva y reciben una retribución anual determinada. En segundo lugar aquellos concejales de grandes, medianas y pequeñas poblaciones que no reciben  retribución fija pero sí una dieta por asistencia a Plenos y comisiones que pueden ser cada mes o cada dos meses. Y por último aquellos concejales y alcaldes de medianas y pequeñas poblaciones que no reciben ningún tipo de retribución ni dieta por su desempeño de cargo público.

Si la reducción está prevista en un 30%, esta medida sólo supondrá cierto ahorro para aquellos municipios en los que los últimos concejales de cada grupo político (por últimos me refiero a aquellos que por orden salieron elegidos en últimos lugares) cobran una retribución significativa, que es en el menor número de casos. Por lo tanto la reducción afectará en su inmensa mayoría a concejales que no cobran ningún tipo de asignación.

Por poner un ejemplo, en una ciudad como Murcia esta reducción de 29 a 21 concejales afectaría a 6 concejales sin régimen de asignación económica (2 del Partido Popular, 2 del Partido Socialista, 1 de Izquierda Unida-Verdes, y otro de Unión Progreso y Democracia), y a 2, esta vez sí, con régimen de dedicación exclusiva, y por tanto retribución anual (estos últimos del Partido Popular). En la Región de Murcia sólo supondría ahorro (en retribuciones anuales) a los municipios de Murcia, Cartagena, Lorca y Molina de Segura. Y en menor grado afectaría a concejales de poblaciones menores con asignación únicamente por asistencia a Plenos, o incluso sin dieta alguna.

De esta forma en consistorios que pasarían de 21 a 15 concejales, ó de 17 a 11, en realidad no se conseguiría ningún ahorro, pero sí otra cosa importante que paso a explicar.

La Ley Electoral actual indica que es preciso un mínimo de 5% de votos para poder entrar a una corporación local. Esto a grandes rasgos, y de forma un tanto redondeada, ocurre en aquellos municipios que cuentan con al menos 20 concejales, pero conforme es menor el número de ediles mayor porcentaje será necesario para poder entrar a formar parte. De ahí que en ayuntamientos que pasaran de 17 a 11, o de 13 a 9, en lugar de conseguir algún ahorro económico, lo que se consigue es dificultar aún más el acceso de partidos pequeños o agrupaciones de vecinos, subiendo en un 30% el umbral necesario de porcentaje de votos obtenidos, fomentando e impulsando aún más el bipartidismo en todos los ayuntamientos.

Desde UPyD estamos a favor de la reducción de cargos públicos, de coches oficiales y privilegios, de asesores y cargos de libre designación, y de la homogeneización de retribuciones con objeto de impedir la actual disparidad de retribuciones al arbitrio de alcaldes. Es inadmisible que alcaldes de poblaciones como Las Rozas, Alcobendas, Pozuelo, etc., cobren más que el mismísimo Presidente del Gobierno. Como también es inadmisible que municipios a todas luces inviables económicamente no inicien un proceso de fusión. O que las Diputaciones continúen sirviendo como nido de colocación de cargos y asesores.

Estas son las situaciones que hay que corregir ganando en eficacia, en eficiencia, y en ahorro, pero no con medidas que además de no conseguir ahorro económico importante lo que pretenden es dificultar el acceso de otros partidos a las instituciones, vulnerar el principio de proporcionalidad, y reforzar un perverso bipartidismo que ha conducido, entre otras cosas, a España a la dramática situación en la que está.

About these ads

One thought on “¿Menos concejales o menos democracia?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s