Sobre la grabación de los Plenos municipales

Copio artículo que publiqué en mi blog de La Opinión

A lo largo del país no existe una homogeneidad en cuanto a la aplicación de normas y leyes por parte de ayuntamientos en materia de funcionamiento. Una literatura normativa excesivamente escasa, y general, permite que cada consistorio aplique en función de sus criterios, de una u otra forma, dichos textos. Por ello nos encontramos con diferentes regímenes de dedicación, remuneraciones, nomenclaturas, etc.

Esta heterogeneidad no escapa al funcionamiento del acto más solemne de los Ayuntamientos: el Pleno. En cada lugar se desarrolla, aún con elementos comunes, de una u otra forma. Uno de los aspectos que marca una gran diferencia es la transparencia de Pleno. En muchos lugares se graba y emite de forma abierta a los ciudadanos (también con diferencias: por Internet, en canales locales, en circuito cerrado, etc.), y en otros, como Murcia, ni se graba ni se emite.

Una de las primeras propuestas que presentamos desde el Grupo Municipal del que soy portavoz (UPyD) en el Ayuntamiento de Murcia fue la de grabar y emitir a través de Internet, mediante streaming, todos los Plenos. Propuesta que se topó con el voto negativo del Partido Popular. Aquí pueden leer (pág. 83 a 86) el desarrollo de dicha moción y las explicaciones (pobres y nada convincentes) del equipo de Gobierno para rechazarla.

Esto indica el temor a que sean conocidas las decisiones, pero sobre todo: cómo se toman, qué se debate, cómo se justifica. En definitiva, existe miedo a que la ciudadanía conozca cómo, aquellos que cobramos de la propia ciudadanía, trabajamos.

Sobre el desembarco de UPyD en Alcantarilla

Os dejo el artículo que he publicado en mi blog de La Verdad:

SEMILLAS DE COLOR MAGENTA

Anoche tuve el gusto de intervenir en Alcantarilla, junto a Rafael Sánchez, en un acto organizado por Unión Progreso y Democracia. Quiero agradecer a los hospitalarios vecinos que se acercaron, a los medios locales, y a quienes nos cedieron el espacio para la presentación. Por supuesto también a los numerosos afiliados que desde Murcia y Molina de Segura quisieron acompañarnos.

El acto tenía por objeto reunir por primera vez a aquellas personas interesadas en el partido, al margen de los afiliados y simpatizantes ya existentes, y que se pusieran las primeras semillas del partido en el municipio vecino a Murcia. Los resultados obtenidos en las últimas elecciones generales (por encima del 6%) nos indican el gran número de vecinos de Alcantarilla que han encontrado en UPyD el partido que mejor defiende sus ideas. Por tanto era, además de un privilegio, una obligación dar los primeros pasos de cara a crear la estructura germen del partido.

En mi breve intervención resumí el recorrido del partido en la Región de Murcia y el funcionamiento de los consejos locales. Pero insistí en la importante labor de los afiliados de cada lugar en la hermosa labor de creación de una postura del partido frente a las particularidades de los problemas concretos. La postura de UPyD ante los problemas locales, y por tanto de diferente naturaleza a los problemas de carácter nacional que nos hicieron nacer como partido, reflejan el sentido común, el deseo de regenerar la democracia, y la forma de hacer política por políticos no profesionales que no han nacido en el sectarismo de los partidos tradicionales.

Espero que a lo largo de los próximos meses el grupo que anoche nació siga creciendo en número de personas, en interés, trabajo, y presencia; y en poco tiempo podamos estar en disposición de asegurar que UPyD presentará en Alcantarilla una candidatura de garantías para las próximas elecciones municipales.

Nota: Esta expansión no ha hecho más que comenzar. La próxima semana estaremos en Yecla, más adelante en Cieza.

El puente de los resbalones

Artículo publicado en mi blog de La Opinión de Murcia

El pasado sábado acudí, invitado por la Asocación de Vecinos del barrio de Vistabella de Murcia, a un acto de protesta y reivindicación. Esta asociación, en nombre de muchos vecinos de ese barrio y del Infante Don Juan Manuel, protestan porque el puente que une ambos barrios cuenta con un pavimento dado a los resbalones.

El autor de dicho puente es el famoso arquitecto Santiago Calatrava, que diseñó la pasarela más pensando en la estética que en la funcionalidad, y debido a la pendiente que tiene el suelo, más el material (piezas de vidrio), es difícil cruzarlo bajo la lluvia sin dar con los huesos en él. Pese a las numerosas protestas de los vecinos (algunos incluso evitan cruzar por él con el consiguiente engorro que supone cruzar por otro más alejado), el ayuntamiento no se pone en marcha para solucionar este problema y tampoco presiona al arquitecto y a su estudio para que aporten una solución.

El caso es que las piezas de vidrio tienden a romperse, y el coste de mantemiento se eleva (según fuentes de la asociación) a 20.000 euros al año. Una cifra sumamente elevada y disparatada.

El acto, que contó con unos 200 vecinos, se celebró desde la alegría y el espíritu festivo, pero no por ello dejó de convertirse en una firme protesta frente a este despropósito que el equipo de gobierno tiene obligación de solucionar ya.

¡Chin pon!

“¡Chin pon!”

Este es, a tenor del recorte efectuado al presupuesto del 2012, el colofón musical que la Comunidad Autónoma pretende conseguir con la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, un pilar básico de la cultura murciana. Un “¡Chin pon!” y poco más. Aunque se venda de color de rosa, lo cierto que es la reducción presupuestaria, sumada al existente ERE, pone en serias dudas la viabilidad de una Orquesta que aporta prestigio a nuestra Región.

Hoy he asistido al concierto que ha servido de protesta frente a la Consejería de Cultura y Turismo, y que la OSRM ha ofrecido deleitando al público presente. Aunque con frío, y con los dedos ateridos, los músicos han querido efectuar un acto de reivindicación de la propia música, no de ellos mismos. Tras el concierto he tenido el gusto de saludar a diferentes miembros de la orquesta, tuiteros en su mayor parte, y estupendos músicos, murcianos, profesionales, que ven como el camino se les presenta plagado de dificultades, al tiempo que en caminos diferentes festivales como el SOS siguen a velocidad de crucero y precedidos de pólvora de rey. Una pena. Un crimen.

 

La subida del IBI

La pasada semana conocimos, tras la sesión del Consejo de Ministros recién estrenado, que una de las medidas que pretende paliar el déficit del Estado será la subida del tipo impositivo del Impuesto de Bienes Inmuebles, más conocido como IBI, que es el impuesto que se paga por cada casa.

Lo primero que destaca es que se haya recurrido a un impuesto que afecta a todos por igual (aunque lo maquillen haciendo ver que será en función del valor catastral de la vivienda, como si no hubiera familias de escasa renta que viven en inmuebles antiguos de alto valor catastral), por lo que afectará a familias de toda condición, nivel de renta, y posibilidades. Y todo ello complicando aún más la situación de núcleos familiares ya de por sí castigados por el desempleo (ayer conocimos que en Murcia subió en diciembre un 63% más que la media nacional), por un IVA indiscriminado, y por una economía maltrecha y herida de muerte a costa de un desbocado déficit, que en lugar de ser frenado con medidas de austeridad, es alimentado cuál bestia con despilfarro y escaso control de gasto.

En el caso del Ayuntamiento de Murcia el IBI ha sido motivo de discusión y debate en diferentes Plenos de la Corporación, en los que hemos tratado de proponer medidas de apoyo a las familias con dificultades económicas (pág. 78), y nos hemos topado, la oposición en conjunto, con el rechazo del Partido Popular a estudiar otras medidas que no sean la ya existente de fraccionar el pago en dos.

En esta situación, y dado el aumento de la tasa en el próximo año, es responsabilidad del equipo de Gobierno municipal, por una cuestión de sensibilidad y solidaridad, el estudiar nuevas fórmulas de bonificación, exención, o aplazamiento para casos concretos y verificables.

También debe iniciarse una rigurosa reflexión sobre la relación Iglesia-Estado, y valorar si procedería, o no, que la Iglesia aportara al Estado su parte por el IBI de sus propiedades inmobiliarias. Todo ello desde el conocimiento de la labor humanitaria que realizan, pero desde el principio de igualdad que debe regir a nuestra sociedad. Lo mismo digo de otras religiones también exentas, y de las sedes de Gobiernos extranjeros, y de centros educativos concertados, etc. Las reflexiones no hacen daño.

Nota: Aquí la nota enviada desde nuestro Grupo Municipal