EL MISTERIOSO CASO DEL TEATRO ROMEA

Nota: todas las fotos son del día 7-09-2011

Como si de una novela negra se tratara, en la que hasta final no se sabe si el asesino es el mayordomo o no, ha ido evolucionando la historia del principal teatro de la Región de Murcia, el Teatro Romea. El problema es que en esta ocasión, no vamos a saber quién es el asesino, ni quién el cómplice, ni el arma del crimen, ni los detalles de cómo se produjo éste. Solamente sabremos quién es la víctima: Murcia.

Desde hace 4 años el Romea está cerrado, con el consiguiente perjuicio a nivel económico, cultural, y comercial. Lo que comenzó como una obra para dotar al edificio de aire acondicionado y posteriormente arreglos en cubierta y otros aspectos, ha derivado en 4 años de silencio sobre una obra que ha proyectado más sombras que luces sobre la ciudad de Murcia. La política oscura y no transparente del equipo de gobierno municipal sembraba de dudas la percepción ciudadana sobre un pilar de la idiosincrasia murciana. Por más que la oposición (en su momento PSOE e IU) pidieran explicaciones y transparencia, la actitud del Alcalde de Murcia y demás responsables políticos (pero menos que él, no lo eximamos) en este asunto era la del silencio. Ha habido momentos en los que se ha dudado sobre la realidad de lo que ocurría dentro del edificio, como si del Área 52 se tratara.

Nuestra llegada al Ayuntamiento como grupo de oposición nos permitía exigir explicaciones, y así lo hice personalmente, dirigiéndole al Alcalde un escrito claro, concreto, y directo. En él pedía información, y permiso para entrar. La respuesta no se hizo esperar y en pocos días se autorizaba nuestra visita, ¡Pero ojo!, no pensemos que hay que dar las gracias por ello, puesto que es nuestra obligación pedir información, y la del primer edil ofrecerla. Tras una tormentosa semana en la que se amontonaron notas de prensa, afonías, destituciones, y demás, tocaba la visita…

Reconozco la habilidad del Alcalde (y de sus asesores, imagino) de invitar a la prensa a visitar el Teatro justo dos horas antes que a la oposición, restándole de esa forma relevancia a nuestra visita. Me explico: la prensa visita el edificio con concejales de Gobierno y eso es noticia, así que directo a las radios, televisiones, y ediciones digitales de diarios… y dos horas después lo visitamos los representantes de la oposición, siendo solapados y perdiendo nuestra visita el eco que habiendo sido sola, podría tener. Buena jugada. También es justo reconocer que tanto PSOE como IU-Verdes ya han criticado esto también.

El teatro presenta un estupendo aspecto de cara a ser inaugurado, pero faltan muchos detalles que me hacen pensar que la reapertura puede demorarse aún meses. Quedan terminaciones como puede ser la pintura de muchas partes, el mobiliario, la adecuación de consumibles en aseos, bombillas, colocación de butacas, etc.

Entre las ventajas que el “nuevo” Teatro presenta, destaco el telón cortafuegos que previene incendios de zona de escenario a patio de butacas, la ampliación del aforo en unas 200 personas, la numeración de todas las butacas, la habilitación de salones polivalentes en el edificio, y la posibilidad de que grandes espectáculos se celebren por la ampliación del escenario.

Según pude conocer las pinturas no han sido restauradas completamente, sino “limpiadas”, lo cual puede que en unos años conlleve la necesidad de volver a “meter andamios”. Y ciertas grietas de la parte superior serán reparadas en los próximos días (y de forma sencilla, según me informaron), pues corresponde a partes decorativas y no estructurales.

En definitiva: el Teatro reabrirá próximamente (calculo que no antes de navidad), y podrá albergar grandes espectáculos, esperamos que así sea, pero no que el teatro se quede únicamente como parte de la cultura elitista, sino que abra sus puertas a toda la sociedad, y sobre todo a los más pequeños. Es necesario que los más pequeños visiten este edificio, que lo conozcan, que pisen las tablas, que recuerden toda su vida (como siempre se recuerdan las excursiones escolares) que una vez vieron el Romea, y que se interesen por el teatro (como género) en su vida adulta. Sería también positivo que la programación tuviera calidad y que fuera diversa, de forma que no redujera el interés que pudiera crear entre los murcianos. Desde UPyD así lo exigiremos.